Impulsores económicos y ambientales de la migración centroamericana

Informe provisional y recomendaciones: Grupo de Trabajo de Centro y Norteamérica sobre Migración

La mayoría de los migrantes centroamericanos citan las condiciones económicas como motivo de su decisión de abandonar sus países. Para algunos es la única razón: emigran porque ya no pueden sobrevivir donde están. Para algunos, la pérdida de sus medios de vida se debe a presiones medioambientales como la sequía, los huracanes o los efectos a largo plazo del cambio climático. Para otros, la decisión de emigrar es el resultado tanto de la desesperación económica como de la inseguridad personal debido a la violencia criminal. Para casi todos, la pobreza y la pérdida de la esperanza de que las condiciones mejoren son factores que influyen en su decisión de desplazarse. Hasta que esa realidad económica y esas percepciones cambien, los centroamericanos seguirán buscando oportunidades económicas en otros países. El hecho es que para muchas personas centroamericanas, la migración es una estrategia eficaz de reducción de la pobreza. Trabajar en Estados Unidos o Canadá no sólo mejora su nivel de vida, sino que también ayuda a la supervivencia de sus familias en su país por medio de las remesas. Hasta que no perciban que ellos y sus familias pueden alcanzar un nivel de vida decente en sus propios países, seguirán desplazándose, incluso cuando las fronteras militarizadas aumenten el riesgo y los costos de la migración. Si bien es evidente que hay que mejorar las condiciones económicas que impulsan la migración centroamericana, insistimos en que es igualmente importante -quizá incluso más- atender los factores políticos e institucionales que han contribuido a la pobreza, la desigualdad y la falta de oportunidades económicas de la región. Estas desigualdades económicas no se produjeron por casualidad, sino que son el resultado de factores políticos e institucionales, como la corrupción y la evasión fiscal generalizadas, las decisiones políticas que dejan de lado la protección social, la debilidad del Estado de Derecho, los sistemas fiscales regresivos y bajos y las prácticas económicas depredadoras del medio ambiente. Es poco probable que el aumento de la ayuda internacional sin reformas políticas reduzca la migración. El informe del Grupo de Trabajo sobre los factores políticos e institucionales que impulsan la migración offers some recommendations for addressing those factors.

Este informe detalla algunas de las condiciones económicas y medioambientales que impulsan la migración. Muchas de ellas son de carácter estructural y requerirán inversiones a largo plazo. Pero hay medidas que se pueden tomar ahora y que creemos mejorarán la vida de los centroamericanos ya que podrían, al menos de forma gradual, contribuir a una reducción de las condiciones económicas que han llevado a millones de personas a emprender el peligroso viaje hacia el norte. Este informe se centra en los factores económicos y ambientales más estrechamente relacionados con la migración: el fortalecimiento de las oportunidades de empleo en el sector formal; la educación financiera, la bancarización y el acceso al crédito (Kemme y Benavides, 2019), así como la educación y las oportunidades para los jóvenes.


Este informe se ha elaborado a partir de documentos preparados por Carlos Alvarado, Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Guatemala) — Estado de derecho en Centroamérica: consideraciones económicas y fiscales de la migración forzada; Manuel Orozco, Creative Associates (US) — Migrant Remittances to Central America and Options for Development; Pablo Escribano (IOM-Central America) — Environmental Drivers of Migration from Northern Central Americaand Jaime Ordoñez (Faculty of Law, University of Costa Rica) — La pobreza como causa esencial de la expulsión humana y la migración (Centroamérica 2021-2022). . The report also benefited from conversations with representatives of Partnership for Central America.


El Grupo de Trabajo de Centro y Norteamérica sobre Migración es un foro no gubernamental de académicos, líderes de la sociedad civil y del mundo empresarial, y antiguos responsables políticos en diálogo con funcionarios gubernamentales actuales, creado para facilitar un diálogo de soluciones ampliamente impulsado entre los países implicados en la crisis de la migración y el desplazamiento forzado en la región. Iniciado por el World Refugee & Migration Council (WRMC, Consejo Mundial de Refugiados y Migración) con el Centro de Estudios México-Estados Unidos, El Colegio de México, el Migration Policy Institute (MPI) y el Diálogo Interamericano, el grupo de trabajo emitirá recomendaciones concretas para una acción colectiva y regional basada en la investigación de pruebas para promover el reparto de responsabilidades en toda América del Norte y Central.

Autores

  • Elizabeth Ferris es vicepresidenta de investigación en el Consejo Mundial para los Refugiados y la Migración, profesora de investigación en el Instituto para el Estudio de la Migración Internacional de la Escuela de Servicio Exterior de la Universidad de Georgetown y profesora adjunta en la Escuela de Derecho de Georgetown. De enero a septiembre de 2016, fue asesora principal de la Cumbre para los Refugiados y los Migrantes de la Asamblea General de la ONU en Nueva York. Actualmente es asesora experta del Grupo de Alto Nivel sobre el Desplazamiento. De 2006 a 2015, fue becaria principal y codirectora del Proyecto Brookings-LSE sobre Desplazamiento Interno, donde trabajó para apoyar la comprensión y la protección de los desplazados internos.