Photo: David Peinado Romero/Shutterstock.com

Se necesitan vías legales y seguras para resolver el caos fronterizo

COMUNICADO DE PRENSA – 16 DE NOVIEMBRE DE 2021

Esta semana, en la que Canadá, México y Estados Unidos se reúnen para la tan esperada Cumbre de Líderes de América del Norte, es un momento oportuno para emprender acciones audaces que creen vías alternativas de migración para las personas del norte de Centroamérica por varias razones:

  • Las medidas actuales para disuadir la migración y restringir la entrada en las fronteras no están funcionando. 
  • La necesidad de personas trabajadoras, incluidas las sanitarias y asistenciales, en Estados Unidos favorece la búsqueda de formas de aumentar la migración laboral. Acciones en este sentido, que también han sido fundamentales en la política de inmigración de Canadá en los últimos años, proporcionarían asimismo alternativas a la migración no autorizada.
  • La presión de responder a la situación de las personas refugiadas afganas en Estados Unidos y Canadá está dando lugar a debates sobre nuevas vías de protección, como el patrocinio privado de las personas refugiadas y la tramitación de sus solicitudes en el país, lo que hace que sea un momento oportuno para considerar ideas nuevas y audaces para tratar la migración procedente de Centroamérica.
  • Las tendencias demográficas a largo plazo, tanto en América del Norte como en América Central, indican la necesidad de reevaluar los mecanismos de migración existentes.

Ha llegado el momento de reforzar los enfoques regionales de la migración en Centroamérica. Esto puede hacerse en parte a través de un importante mecanismo regional ya existente, la Plataforma de Apoyo al MIRPS — el Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones frente al Desplazamiento Forzado en Centroamérica — que Canadá preside actualmente. El MIRPS se reunirá en Guatemala el 30 de noviembre. 

El Grupo de Trabajo de Centro y Norteamérica sobre Migración — convocado en 2021 como un foro no gubernamental de académicos, líderes de la sociedad civil y del mundo empresarial y ex formuladores de política, en diálogo con funcionarios gubernamentales actuales — ha identificado formas de reforzar las respuestas regionales mediante el análisis de la interacción de los factores políticos, económicos y ambientales de la migración. El último informe del Grupo de Trabajo — Cooperación y corresponsabilidad regionales — exhorta a los países de la región a crear un nuevo mecanismo inspirado en el Consejo Ártico para reforzar las estrategias regionales para atender la migración.

Es importante destacar que el Grupo de Trabajo ha identificado la necesidad de crear más canales legales para la migración, tanto laboral como para proteger a las personas cuyas vidas están en peligro. En concreto, el Grupo de Trabajo exhorta a:

  • Canadá, México y Estados Unidos a discutir medios y mecanismos para expedir más visados para migración laboral. Lo ideal sería que fuesen visados provisionales en lugar de temporales, de modo que, tras un cierto número de años de empleo y sin antecedentes penales, las personas migrantes pudiesen solicitar la residencia permanente y, eventualmente, la ciudadanía. 
  • Dadas las tendencias demográficas tanto en América del Norte como en América Central, desarrollar programas de migración laboral para las personas trabajadoras del cuidado, especialmente en el sector de las personas adultas mayores o, en el caso de Canadá reforzar los programas existentes. En este sentido, la reciente decisión de México de desarrollar un nuevo sistema nacional para el trabajo de cuidados podría ser una oportunidad para considerar a las personas migrantes como proveedoras de servicios de cuidado.
  • Se requieren nuevos programas de creación de competencias para facilitar la migración de mano de obra cualificada y los países receptores de migrantes deberían agilizar sus sistemas de verificación de credenciales de personas migrantes que se han capacitado en otros lugares.
  • Estados Unidos y Canadá deberían llevar a cabo una revisión exhaustiva de los criterios de elegibilidad para todas las vías de protección disponibles para las personas centroamericanas, incluidas las vías para el refugio, la protección complementaria, la admisión condicional y otras formas de protección temporal. Deberían considerar formas innovadoras de aumentar el acceso a estos programas, por ejemplo, apoyándose en grupos de la sociedad civil para identificar a quienes necesitan protección urgente.
  • Canadá, Estados Unidos y México deberían buscar oportunidades de colaboración para aumentar la disponibilidad, eficiencia y eficacia de las vías de protección. En particular, deberían considerar formas de trabajar juntos en evaluaciones conjuntas y en el pilotaje conjunto de nuevos programas. Esto puede hacerse a través de los foros existentes, como la Plataforma de Apoyo al MIRPS, actualmente presidida por Canadá.
  • Las vías existentes -como la reunificación familiar, las visas para estudiantes, la protección temporal y el patrocinio privado- deben revisarse para determinar si pueden utilizarse para satisfacer algunas de las necesidades urgentes de protección en la región.
  • Debe desarrollarse o ampliarse la tramitación de visados en el país de origen para las personas centroamericanas en riesgo. Hemos aprendido durante la pandemia de COVID-19 que gran parte del trabajo puede realizarse a distancia. 

Acerca del Grupo de Trabajo de Centro y Norteamérica sobre Migración

El Grupo de Trabajo de Centro y Norteamérica sobre Migración es un foro no gubernamental de académicos, líderes de la sociedad civil y del mundo empresarial, y antiguos responsables políticos en diálogo con funcionarios gubernamentales actuales, creado para facilitar un diálogo de soluciones ampliamente impulsado entre los países implicados en la crisis de la migración y el desplazamiento forzado en la región. Iniciado por el Consejo Mundial para los Refugiados y la Migración con el Centro de Estudios México-Estados Unidos, el Colegio de México, el Instituto de Política Migratoria y el Diálogo Interamericano, el Grupo de Trabajo emitirá recomendaciones concretas para una acción colectiva y regional basada en la investigación de pruebas para promover el reparto de responsabilidades en toda América del Norte y Central. 

Foto: David Peinado Romero/Shutterstock.com